TAMAÑO Diminuir tamanho da fonte Aumentar tamanho da fonte
Acerca de la corte Impresión

Control de Constitucionalidad

El control de constitucionalidad en Brasil se puede caracterizar por la originalidad y diversidad de instrumentos procesales destinados a la fiscalización de la constitucionalidad de los actos del poder público y la protección de los derechos fundamentales.

El Supremo Tribunal Federal (STF), la Corte Constitucional de Brasil, tiene entre sus atribuciones promover el control de constitucionalidad de las leyes y los actos normativos. Para cumplir este papel la Suprema Corte utiliza un sistema hibrido, inspirado en el modelo anglosajón (Estados Unidos y Reino Unido) y europeo continental, teniendo a mano instrumentos que faciliten y generen economía de tiempo para el estudio de las controversias sobre la interpretación de la Carta Magna: las acciones directas de inconstitucionalidad (ADIs), las acciones declaratorias de constitucionalidad (ADCs), las acciones directas de inconstitucionalidad por omisión (ADO) y las argumentaciones de incumplimiemto de preceptos fundamentales (ADPFs), además de las acciones constitucionales propias del modelo difuso.

Brasil es uno de los pocos países del mundo que utilizan un sistema hibrido de control de constitucionalidad, mezclando la tradición anglosajona y la tradición europea continental. La aproximación de estos dos modelos para promover el control de la constitucionalidad de leyes y normas es una evolución histórica.

En el control de constitucionalidad difuso – también llamado de “sistema abierto” –, todos los órganos del Poder Judiciario realizan el control por medio de actos de primera instancia, con la posibilidad del ingreso de recursos. Este modelo fue creado por los Estados Unidos. Por otro lado, el control concentrado – conocido también como “sistema reservado” –, adoptado inicialmente en Austria, permite que solo pocos órganos del sistema judiciario tomen decisiones respecto de la constitucionalidad de los actos, siendo que casi siempre el control es de competencia exclusiva de un solo órgano, generalmente el más elevado del judiciario, como la Suprema Corte.

Cumple destacar la relevancia de las ADIs, ADCs y ADPFs, instrumentos diseñados para el ejercicio del control abstracto de constitucionalidad, para garantizar mayor celeridad a los juzgamientos de controversias constitucionales. Eso por que esas acciones tienen efectos ex tunc (anula la ley desde su creación), erga omnes (vale para todos) y vinculante para todo el poder judiciario, para todos los órganos de la administración pública, directa e indirecta, y el poder legislativo. La importancia de esas acciones de control abstracto de constitucionalidad está en la seguridad jurídica. Cuando el Supremo se pronuncia, ejerce la jurisdicción reestableciendo, en un grado mayor, la paz social.

El modelo de control de constitucionalidad difuso

Singularidades del sistema de convivencia entre los modelos difuso y concentrado de control de constitucionalidad


 





 

Contacto
Praça dos Três Poderes - Brasília - DF - Brasil – Código Postal 70175-900 Teléfono: 55.61.3217.3000